Hay dos yos en mí; el gris: sombrío, frío, distante; el rojo: alegre, vibrante, cariñoso.

Cuál soy yo? Soy los dos? Ninguno?

Me enfoco en el rojo, pero veo el gris al lado; y si elimino el gris, el rojo no brilla.

Me enfoco en el medio, en el vacío entre los dos.

Ahí me encuentro; un ser en harmonía, no hay color, no hay emoción, sólo la paz del verdadero ser.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.